EL CINE DE WES ANDERSON (01: RUSHMORE)

“When one man, for whatever reason, has an opportunity to lead an extraordinary life, he has no right to keep it to himself” (*). La cita es de Jacques Cousteau y además de despertar en Max Fischer su primer amor, supone también una atrevida declaración de intenciones presente en cada una de las películas de Wes Anderson. La aventura como descubrimiento de lo extraordinario y como despertar vital de sus protagonistas. En “Rushmore“, su segundo trabajo como director, Anderson construye a partir de la frase de Cousteau el mapa con la ruta sentimental de su protagonista, Max Fischer, un estudiante de quince años con demasiadas actividades extraescolares y de notas mediocres. La caligrafía le lleva hasta una profesora de primaria de la que se enamorará al instante. Anderson insiste en la necesidad de realizar hazañas imposibles como única manera cuerda de poder llevar una vida extraordinaria. A veces no es necesario sumergirte en el fondo del océano para encontrar una especie de tiburón tigre que nadie jamás ha visto, a veces es tan sencillo (o complejo) como construir un acuario gigante, o escribir una obra de teatro con final felíz, o convertir la asignatura de Latín en materia obligatoria.

En “Rushmore”, escrita a cuatro manos con Owen Wilson, se distingue una de las principales constantes en el cine de Wes Anderson: la exaltación sin condiciones ni fisuras de la amistad. En un momento de “Viaje a Darjeeling”, uno de los tres hermanos comenta que de no haber sido hermanos, probablemente no habrían sido nunca amigos. La amistad que trasciende el parentesco y también la venganza. Hace poco pasaron “Rushmore” por un canal de televisión y un crítico comentó que era la película de venganzas de instituo más brutal de la historia. Pues incluso, por encima de la venganza, prevalece el sentido de amistad y las nociones de lealtad y honestidad que ello conlleva (o puntualidad y asistencia).  

(*) Cuando un hombre, por la razón que sea, tiene la oportunidad de llevar una vida extraordinaria, no tiene derecho a guardársela para sí mismo.

 (En el video, el extenuante calendario de actividades extraescolares de Max Fischer).

Author Description

Francisco Martínez

No comments yet.

Join the Conversation