ASÍ ESTÁ LA CARRERA POR EL OSCAR

El anuncio de las nominaciones a los Golden Globes y los premios del Sindicato de Actores (SAG) han puesto las cosas en su sitio, después de una larga y tediosa temporada, la más larga de los últimos años. Aunque duela reconocerlo, nadie pensaba que Kelly Reichardt lo fuera a conseguir. Y aunque, con discrepancias, el SAG y los Globes han consolidado las opciones de un puñado de películas e intérpretes a la espera de que el resto de sindicatos comiencen a anunciar los finalistas de los distintos gremios.

Hasta ahora la carrera por el Oscar, protagonizada por las numerosas asociaciones de críticos cinematográficos que pueblan la geografía norteamericana había tenido una protagonista, la directora Chloé Zhao. Hasta 27 asociaciones la han premiado por “Nomadland” un drama en los márgenes del sueño americano, narrado en clave de road movie con un deje de western que también ha sido la película más premiada por la crítica. Esa foto no ha cambiado pero su escaso apoyo en los SAG, donde únicamente Frances McDormand ha conseguido la nominación (David Strathairn, Linda May o Swankie no eran opciones descabelladas teniendo en cuenta lo abierta que está la carrera en las categorías de mejor interpretación de reparto) hace pensar que, durante todo este tiempo, la verdadera frontrunner de la carrera es otra.

¿Cuál es la frontrunner en Mejor Película?

El Juicio de los 7 de Chicago” (The Trial of the Chicago 7) de Aaron Sorkin ha conseguido tres nominaciones en los SAG, entre ellas la de Mejor Reparto del año, una decisión más o menos incontestable viendo la nómina de hombres blancos que la protagonizan, pero la más curiosa es la de Mejor Reparto… de especialistas. La película de Sorkin es trepidante en su tono, su guion atropellado y su montaje, pero no es precisamente una película de “acción” (por muy peligroso y desafiante que sea ser el doble de Frank Langella, mazo en mano). Es una anécdota sin importancia, pero sirve para ilustrar lo mucho que ha gustado la película en la industria. En las próximas semanas vamos a ver como su presencia se multiplicará por cada nuevo gremio que anuncie sus nominaciones.

Spike Lee estaba en la sala cuando en 1989 “Paseando a Miss Daisy” (Driving Miss Daisy) ganaba el Oscar el mismo año en el que el había sido ignorado por “Haz lo que debas” (Do The Right Thing), una de las películas más relevantes del cine americano moderno. Treinta años después, Lee era testigo del triunfo de “Green Book”, otra inofensiva pincelada sobre lo mucho que los blancos se esfuerzan por no ser racistas. Aquel año Lee competía con “Infiltrados en el Kkklan” (BlackKklansman) por la que ganó su único Oscar, como guionista. Este año los Golden Globes han ignorado por completo su último trabajo, la enorme “Hermanos de armas” (Da 5 Bloods), como también lo han hecho con “La madre del blues” (Ma Rainey’s Black Botton), “Una noche en Miami” (One Night in Miami…) o “Judas and the Black Messiah”. En su lugar han nominado en mejor drama a “Mank”, “El Padre” (The Father) o “Una joven prometedora” (Promising Young Woman) Nada que objetar, todos son buenos trabajos, pero siendo todos de una calidad similar, los que no han conseguido la nominación han sido los dirigidos por realizadores afroamericanos.

Los SAG han subsanado el desaguisado reconociendo los repartos de “Hermanos de armas”, “La madre del blues” y “Una noche en Miami” entre los mejores del año, aunque luego, en las categorías individuales, hayan dejado fuera a Delroy Lindo, Kingsley Ben-Adir, Glynn Turman o Colman Domingo. También han quedado fuera LaKeith Stanfield, Andra Day, Dominique Fishback o Nicole Beharie.

En este punto de la carrera las nominaciones de los Golden Globes y los SAG nos dejan al menos 12 interpretaciones muy bien posicionadas para los Oscars y una nueva frontrunner a la mejor película del año, “El Juicio a los 7 de Chicago“.

En un año tan complicado para la exhibición en salas, las plataformas de contenidos en streaming han venido a dar cobijo a un puñado de películas de todo tipo, género o nacionalidad. Que la película de Aaron Sorkin venga precedida por el logo de Netflix no debería espantar a estas alturas a nadie, más cuando en una situación tan excepcional, se ha venido a demostrar que pueden convivir varios modelos de producción y distribución sin ser necesariamente fagocitados el uno por el otro. Si hay un año en el que Netflix o Amazon Studios pueden dar un golpe sobre la mesa es éste. Netflix sigue adelante con las campañas de al menos, tres películas: “El Juicio a los 7 de Chicago“, “La Madre del Blues” y “Mank” (con “Hermanos de Armas” en la recámara) y muy mal deben ir las cosas para que alguna de ellas no consiga la nominación. Amazon Studios por su parte ha visto como los SAG impulsaban las opciones de “Una noche en Miami” y también desinflaban las de “Sound of metal” que concentra sus opciones ahora en el trabajo de Riz Ahmed. Entre los estudios tradicionales, Searchlight/ Disney asegura su nominación con “Nomadland”, la alternativa a la película de Sorkin y peleará por sacar a “Soul” del gueto de la categoría de mejor película animada. “Minari” (A24), “Judas and the Black Messiah” (Warner Bros), “El Padre” (Sony Classics), “Noticias del gran mundo” (News of the world) (Universal) y “Una joven prometedora” (Focus) son los otros títulos que intentarán hacerse un hueco en la categoría principal que puede tener un rango de entre cinco y diez nominados.

La narrativa de ganador de Chadwick Boseman

A las dos nominaciones de Chadwick Boseman en los SAG, como protagonista de “La madre del blues” y secundario en “Hermanos de armas” hay que sumarle otras dos por las de mejor reparto por cada una de las películas. Ningún otro actor ha conseguido semejante hazaña y así es como se genera, alimenta y engorda la narrativa para ganar un Oscar. Entre la crítica se ha vivido un duelo a tres bandas entre Delory Lindo (8 premios), Boseman (9) y Riz Ahmed, eventual ganador del circuito con la mención de 12 asociaciones. A pesar del revés tanto en los Golden Globes como en los SAG, Lindo sigue figurando en la mayoría de las quinielas para ocupar esa quinta plaza que parece en juego teniendo a Boseman, Ahmed, Anthony Hopkins y Gary Oldman como fijos. Steven Yeun por “Minari” y Kingsley Ben-Adir en “Una noche en Miami” son otras opciones para tener en cuenta.

El tercero de Frances McDormand en peligro

Frances McDormand ha estado liderando la categoría de Mejor Actriz desde hace semanas, una vez que las opciones de Vanessa Kirby y Viola Davis se vieron rebajadas por el escaso apoyo de la crítica. McDormand ha conseguido el reconocimiento de 13 asociaciones y marcaba distancias con el resto hasta que en los últimos días Carey Mulligan ha irrumpido en la carrera y la iguala en menciones. El respaldo de los Golden Globes a “Una joven prometedora” no ha hecho sino aupar más a Mulligan que espanta el fantasma del tercer Oscar de McDormand y se consolida, después del anuncio de los SAG como la favorita. La categoría tiene cuatro trabajos muy bien atados, los de Mulligan, McDormand, Kirby y Davis pero hay una quinta plaza que como en mejor actor, puede ocupar (casi) cualquiera. Andra Day ha conseguido la nominación en los competitivos Golden Globes por “Los Estados Unidos contra Billie Holiday” (The US Vs. Billie Holiday) una arrebatada aproximación a la estrella del jazz, con el foco puesto en los conflictos raciales de la época simbolizados en una de sus canciones, “Strange fruit” y Amy Adams ha hecho lo propio, pero en los SAG por su esforzado trabajo en “Hillbilly Elegy, una elegía rural”. Las dos son las candidatas naturales para ocupar esa plaza junto a Michelle Pfeiffer, nominada como actriz de comedia por “French Exit” en los Golden Globes. Ni Zendaya, Kate Winslet o Sophia Loren, otras de las favoritas llegan a este punto de la carrera con algún tipo de aval como para tenerlas en cuenta, al menos hasta que se anuncien las nominaciones de los Critics Choice y los BAFTA. La crítica, además de reconocer a McDormand y Mulligan también ha rescatado dos trabajos en películas muy pequeñas como los de Sidney Flannigan y Nicole Beharie en “Never Rarely Sometimes Always” y “Miss Juneteenth” respectivamente, que lamentablemente no han conseguido trascender de ese círculo.

Categorías abiertas: mejores intérpretes de reparto

Las categorías de interpretación en roles de reparto están mucho más abiertas que las de protagonistas. A día de hoy no hay un favorito claro ni en mejor actriz secundaria ni en mejor actor secundario. Paul Raci, ganador en 15 asociaciones de la crítica, por “Sound of metal” se ha quedado fuera tanto de los Golden Globes como de los SAG lo que complica y mucho sus opciones. Leslie Odon Jr., Sacha Baron-Coen, Chadwick Boseman y Glynn Turman han conseguido el reconocimiento de otros tantos críticos pero el favorito para el Oscar es Daniel Kaluuya que ha irrumpido tarde en la carrera por su trabajo en “Judas and the Black Messiah” pero ya ha conseguido colarse tanto en los SAG como en los Globes. Kaluuya interpreta al activista Fred Hampton que también tiene una pequeña pero emotiva participación en “El Jucio de los 7 de Chicago” interpretada por Yahya Abdul-Mateen. La película de Sorkin ha traído de cabeza a todos los analistas y oscarólogos. Cuando Netflix anunció la decisión de proponer a todos los actores en la categoría de reparto, hubo que recalibrar todas las apuestas que iban de los tres a los dos nominados fijos. A día de hoy el único que ha conseguido alguna mención es Baron-Cohen y su doble nominación le asegura su presencia en los Oscars, sobre todo porque “El Juicio de los 7 de Chicago” es la película del año y lo es gracias a su cuadro de actores, de ahí que se antoje un poco rácano que al final solo Baron-Cohen arañe la nominación. Mark Rylance, Frank Langella o Abdul-Mateen podrían conseguirla sin haber estado necesariamente en ningún otro precursor, aprovechando ese previsible “efecto arrastre” que pueda tener la película. Otros que podrían ocupar esa quinta plaza, asumiendo que Odon, Boseman, Kaluuya y Baron-Cohen están dentro, son alguno de los secundarios de “La madre del blues”. Tanto Glynn Turman como Colman Domingo podrían entrar si la película de George C. Wolfe despega en los Oscars. Tampoco podemos obviar el trabajo de dos veteranos como David Stratharim y Bill Murray, nominados solo una vez en toda su carrera, que pueden ganarse la simpatía de los académicos a pesar de no haber tenido una temporada especialmente llamativa.

¿Veremos por fin ganar el Oscar a Glenn Close? Es la pregunta que nos hacíamos hace un par de años cuando nadie esperaba el colmangate de la noche del 24 de febrero de 2019. Glenn Close y Olivia Colman se vuelven a ver las caras, esta vez en la categoría de mejor actriz secundaria, donde ambas parten como favoritas. Ninguna de las dos presenta las mejores credenciales (ninguna de las dos ha conseguido una sola mención de la crítica), pero están donde tienen que estar: en los Golden Globes y en los SAG. La favorita de la crítica, la veterana Young Yuh-jung (17 menciones) no ha entrado en los Globes pero los SAG han rescatado su trabajo. La nominación a “Minari” en Mejor Reparto, evidencia lo mucho que ha gustado la película de Lee Isaac Chung, pero si tiramos de antecedentes recientes, ni “Parásitos” (Gisaengchung) ni “The Farewell” consiguieron que sus intérpretes fueran nominados al Oscar. El snub a Amanda Seyfried en los SAG por “Mank”, siendo una de las grandes favoritas, ha dejado a todos algo descolocados y ha puesto la categoría patas arriba. Podemos afirmar que sin una clara favorita, hasta Linda May puede conseguir la nominación al Oscar. Glenn Close, Olivia Colman y Helena Zengel, por su trabajo en “Noticias del gran mundo” han conseguido estar presentes tanto en los Globes como en los SAG. Quién le iba a decir a Amanda Seyfried que Zenge iba a conseguir la doble nominación a su costa y que a estas alturas se estuviera cuestionando su presencia en los Oscars. En realidad no se cuestiona a Seyfried, sino a la película de David Fincher. A pesar de sus 6 nominaciones en los Golden Globes, “Mank” no ha entusiasmado a nadie más. La película se verá impulsada por un buen número de nominaciones de carácter técnico, pero que Seyfried no cuente con el apoyo del sindicato de actores es una señal que no se puede pasar por alto. Si Zengel, puede entrar en los Oscars, ¿por qué no podría hacerlo Maria Bakalova? Bakalova está en los SAG como secundaria y en los Globes como protagonista (en comedia), ha recibido el apoyo de 12 asociaciones críticos y aun así, muchos se resisten a meterla entre los nominados. Probablemente consiga entrar, pero la categoría está tan abierta que Ellen Burstyn, Dominique Fishback o Jodie Foster, haciéndose un “Kathy Bates”, puedan entrar.

Próxima parada en la carrera

La próxima parada en la carrera al Oscar son las nominaciones a los Critics Choice, el 7 de febrero y las de los BAFTA de la Academia Británica, el 9 de marzo. Mucho tiempo por delante hasta que se anuncien los nominados a los Oscars, allá por el 15 de marzo. La ceremonia, el próximo 25 de abril, todavía sigue en el aire aunque Oscars habrá, al margen del formato de la gala televisada. Los distintos sindicatos empezarán a hablar a mediados de febrero: los guionistas son los segundos (después de los actores) en abrir fuego. Luego le seguirán en una carrera frenética de menciones y ganadores, maquilladores, diseñadores de producción, de vestuario, sonidistas, directores de fotografía, productores. La carrera puede dar muchas vueltas en todo ese tiempo y eso será bueno, significa que todavía hay partido.