OSCARS’20. MEJOR DIRECCIÓN: A FAVOR Y EN CONTRA

El triunfo de Sam Mendes en los premios anuales del sindicato de directores no admite reservas. Es ese tipo de reconocimiento que te lleva al Oscar. Para Mendes será el segundo y llega veinte años después de su debut con “American Beauty“. En siete décadas, los DGA han sido el precursor más fiable para vaticinar el ganador del Oscar al Mejor Director. No en vano solo en siete ocasiones DGA y Oscar han tomado caminos separados. No parece que vaya a ser el caso este año en el que Mendes defiende su condición de favorito ante Martin Scorsese, Quentin Tarantino, Bong Joon-ho y Todd Phillips.

Estos son los puntos a favor y en contra de los cinco nominados al Oscar a mejor dirección:

BONG JOON-HO por “Parásitos” (Gisaengchung)

A FAVOR: Desde que ganara la Palma de Oro en el último Festival de Cannes, Bong Joon-ho no ha parado de sumar reconocimientos. El suyo ha sido el trabajo más valorado por la crítica norteamericana, por encima de pesos pesados como Scorsese o Tarantino y haber trascendido del nicho de película internacional evidencia lo mucho que ha gustado su trabajo. Su precisión en la puesta en escena y su habilidad para manejar las distintas capas de un relato que juega con los roles sociales entre las paredes, escaleras y estancias secretas de una casa que viene a ser la representación misma de la lucha de clases es sin duda uno de los más relevantes del año.

EN CONTRA: Los Oscars acostumbran a incluir en la terna de directores a autores extranjeros que eleven al caché de la categoría aunque no suelen premiarlos (el año pasado Alfonso Cuarón se convirtió en el primero en 91 años de historia en ganarlo por una película en lengua no inglesa) El haber recibido el apoyo masivo de la crítica nortamericano no le ha ayudado a ganar ni el Globo de Oroni el DGA, precursores imprescindibles para acariciar el Oscar.

SAM MENDES por “1917

A FAVOR: Todos los premios que ha perdido Bong Joon-ho los ha ganado Sam Mendes. Todos los que te llevan al Oscar al menos. El apoyo definitivo de los compañeros de gremio al galardonarlo con el DGA es el mejor aval para apostar por él. Veinte años después de su debut en el cine con la emblemática “American Beauty” Mendes consigue su segunda nominación después de una carrera irregular por uno de esos trabajos donde cada plano exhibe su autoría. “1917” es un empeño personal de Mendes y su trabajo junto a Roger Deakins para trasladar al espectador la angustia y incertidumbre del campo de batalla y las trincheras que lo surcan en un interminable plano secuencia, supone uno de esos ejercicios de estilo de cinco pistas y triple salto mortal que tanto gusta al académico medio.

EN CONTRA: La Academia ha sido muy rácana con Sam Mendes lo cual de alguna forma evidencia que no les cae muy bien. A veces ocurre, encumbran a un “niño prodigio” para a continuación abandonarlo a su suerte. Ni con “Camino a la perdición” (Road to Perdition, 2002), “Revolutionary Road” (2008) o dirigiendo al mismísimo James bond (Skyfall, 2012) volvió a contar con el apoyo de sus compañeros. Su favoritismo le puede pasar factura e inclinar la balanza a favor de un Joon-ho que aspira a hacer historia en una Academia cada vez más global.

TODD PHILLIPS por “Joker

A FAVOR: Haber sorteado toda clase de polémicas, el desprecio de la crítica hacia su trabajo y su olvido en los premios del sindicato de directores le ha llevado hasta aquí. Contra viento y marea. Su visionaria mirada a un personaje tan icónico como el Joker desde un punto de vista adulto, exento de peajes, se ha visto refrendado por un inusitado éxito comercial y no hay nada que guste más a Hollywood que el éxito y el dinero. Ha sido a base de millones de dólares como Phillips ha sepultado a los detractores de su trabajo y llamado la atención de sus compañeros de profesión que han convertido a “Joker” en la película más nominada de la 92 edición de los Oscars. Inspirado en el cine americano de la década de los setenta y más en concreto por la obra de Martin Scorsese, el trabajo de Phillips construye un discurso fílmico propio apoyado en una puesta en escena cargada de simbolismo y un incendiario discurso social que reverbera en nuestro presente.

EN CONTRA: Su pasado como director de comedias intrascendentes sobre niños grandes le puede pasar factura a la hora de enfrentarse a talentos consagrados como Scorsese o Tarantino. El año pasado Peter Farelly, cincuenta por ciento de los hermanos Farelly y artífice de títulos como “Dos tontos muy tontos” (Dumb and dumber) y “Dos tontos todavía más tontos” (Dumb and dumber to), no fue ni nominado como director (aunque terminó la noche con dos estatuillas como guionista y productor de “Green Book“), Phillips al menos ha conseguido la nominación pero es la candidatura más débil.

MARTIN SCORSESE por “El Irlandés” (The Irishman)

A FAVOR: A sus 77 años firma una obra que tiene cierto desaliento testamental, por los círculos que cierra y los achaques que la cruzan pero también es el esfuerzo colosal de un cineasta en su cima creativa. “El Irlandés” es por tanto una obra muy personal, compendio de casi cincuenta años de carrera que trasciende del juego metareferencial para adoptar un lenguaje nuevo con el que Scorsese continúa innovando. Es el trabajo más complejo y ambicioso de los cinco nominados y a pesar de la etiqueta de leyenda que le precede, Scorsese solo tiene un Oscar como director de “Infiltrados” (The departed, 2006), curiosamente uno de sus trabajos más impersonales. Nadie se molestaría al verlo recoger un segundo.

EN CONTRA: No debería tener contra alguno pero de alguna forma se ha generado una narrativa adversa en la que otros trabajos más efectistas como el de Sam Mendes para “1917” le han desplazado del foco. Muchos votantes pueden pensar que Scorsese “se repite” y que a estas alturas “El Irlandés” no cuenta nada que no no hubiéramos visto ya en otras obras de su filmografía. Nada mas lejos de la realidad.

QUENTIN TARANTINO por “Érase una vez… en Hollywood” (Once upon a time… in Hollywood)

A FAVOR: Aunque cueste creerlo Quentin Tarantino nunca ha ganado el Oscar de dirección y eso, teniendo en cuenta que es el cineasta más influyente de los últimos 25 años es una tara que tarde o temprano la Academia debe subsanar. Ganar el Oscar por una película tan personal, que describe con tanta sensibilidad ese Hollywood extinto al que Tarantino vuelve una y otra vez es la mejor forma de reconocer el talento de un director imprescindible para entender el nuevo cine americano y que además, amenaza con retirarse. En “Érase una vez… en HollywoodTarantino se las ingenia para dotar a su habitual incontienencia referencial de un trasfondo narrativo dramático, que enriquece la trama y los personajes que la pueblan sin caer necesariamente en el estereotipo. Es una muestra más de la madurez que ha alcanzado como director y como guionista.

EN CONTRA: Los académicos pueden recompensarle, una vez más, por su trabajo como guionista y darle el Oscar de dirección a otro, algo a priori injusto teniendo en cuenta que “Érase una vez… en Hollywood” esta mucho mejor dirigida que escrita. Aunque la película ha encabezado las apuestas por el Oscar en algún momento de la carrera (cuando ganó los Globos de Oro y los Critics Choice) la verdad es que Tarantino no ha formado nunca parte activa del grupo fuerte de favoritos que ha liderado durante todos estos meses Mendes, Scorsese y Joon-ho.

Ganará: Sam Mendes. Podría ganar: Bong Joon-ho. Debería ganar: Martin Scorsese. Debería estar nominada: Greta Gerwig.

Author Description

Francisco Martínez

There are 7 comments. Add yours

  1. 27th January 2020 | Juan Jose says: Reply
    "Los Oscars acostumbran a incluir en la terna de directores a autores extranjeros que eleven al caché de la categoría aunque no suelen premiarlos (el año pasado Alfonso Cuarón se convirtió en el primero en 91 años de historia)" (Sic) Wtf. Guiilermo del Toro, Alejandro González Iñarritu (2).
    • 27th January 2020 | Francisco Martínez says: Reply
      Como bien comenta Neo, me refiero a directores que hayan sido nominados por una producción en lengua no inglesa. Federico Fellini, Ingmar Bergman, Pedro Almodóvar, Michael Haneke, Pawel Pawlikowski, Jules Dassin, Pietro Germi, Claude Lelouch, Gillo Pontecorvo.... y algunos más. Todos ellos fueron nominados al Oscar a mejor director... por una película en lengua no inglesa. Claro que ha habido directores nominados y ganadores del Oscar que no son americanos. Básicamente Hollywood se ha dedicado a importar talentos de todo el mundo desde sus orígenes, pero el apunte en relación con Bong Joon-ho quería hacer hincapié en que cuando se le nomina por una película extranjera no gana, nunca. Solo Cuarón el año pasado por Roma, lo consiguió... y si me apuras, Michel Hazanavicius por The Artist, siendo una película muda.
  2. 27th January 2020 | Juan Jose says: Reply
    Michel Hazanavicius, Ang Lee (2), Tom Hooper, Danny Boyle, el mismo Sam Mendes, Peter Jackson... y se podría seguir De los ultimos 10 solo 2 los gano un americano. Un poco de rigor.
    • 27th January 2020 | Francisco Martínez says: Reply
      Lo mencionaba Neo en otro comentario: el comentario en relación con Bong Joon-ho hacie referencia a directores que hubieran ganado el Oscar por una película en lengua no inglesa. En 91 años de historia eso solo ha ocurrido en una ocasión, el año pasado con Cuarón y Roma. Si me apuras, meto también a Hazanavicius por The Artist, aunque es una película muda. Federico Fellini, Ingmar Bergman, Pedro Almodóvar, Michael Haneke, Pawel Pawlikowski, Jules Dassin, Pietro Germi, Claude Lelouch, Gillo Pontecorvo, Costa-Gavras, Fraçois Truffaut, Edouard Molinaro, Wolfgan Petersen (por Das-Boot), Akira Kurosawa, Krzysztof Kieślowski, Robert Benigni, Ang Lee (Tigre y dragón), Fernando Meirelles (Ciudad de dios)... son algunos de los directores que han sido nominados por películas de habla no inglesa y NINGUNO ganó. A ese grupo me refería cuando comentaba la entrada de Joon-ho.
  3. 27th January 2020 | Neo says: Reply
    Últimamente, cada vez más, la gente se apresura a criticar sin detenerse a pensar. Tal vez no está del todo bien dicho, explícitamente, pero obviamente el comentario de que los Oscars no suelen premiar a autores extranjeros (en la categoría de dirección) se refiere a directores presentando películas que compiten como películas extranjeras (por su idioma), que no es el caso de las películas por la que ganaron antes Cuarón (excepto, como se menciona, "Roma", Iñárritu, Del Toro, y otros.
    • 27th January 2020 | Francisco Martínez says: Reply
      Gracias Neo por la explicación. En las próximas entradas intentaré ser más explícito para evitar malentidos o_O
  4. 27th January 2020 | Francisco Martínez says: Reply
    H

Join the Conversation