VERANO 2018: EL BLOCKBUSTER DE VERANO HA MUERTO, LARGA VIDA AL BLOCKBUSTER

Durante los últimos años los grandes estudios de Hollywood han ido modificando su hoja de ruta, explorando cuidadosamente otras ventanas más allá de los meses de verano en los que tradicionalmente amontaba su artillería pesada. Hace cuatro años “El francotirador” (American Sniper) amasó 350 millones de dólares sólo en suelo americano entre los meses de enero y febrero. Fueron suficientes para convertirla en la película más taquillera de 2014 por encima de “Guardianes de la galaxia” (Guardians of the galaxy), “Capitán América: El soldado de invierno” (Captain America: The winter soldier), ambas estrenadas en la temporada veraniega, o el penúltimo capítulo de “Los juegos del hambre” (The Hunger Games: Mockingjay, Part 1). Fue la confirmación de una tendencia iniciada tiempo atrás y que ha venido a oxigenar el calendario estival de estrenos.
Cuando este año se estrene “Jurassic World: El reino caído” (Fallen Kingdom) (22/06), el blockbuster que abre de forma oficial el verano, ya se habrán proyectado en los cines de todo el planeta títulos tan relevantes como “Los Vengadores: Infinity War” (The Avengers) (27/04), “Deadpool 2” (18/05), “Solo: A Star Wars Story” (25/05), “Ocean’s 8” (08/06) y “Los Increíbles 2” (15/06). Probablemente ninguno de ellos supere las cifras de “Black Panther”, estrenada a principios de año y que se ha convertido en la tercera película más taquillera de la historia en Estados Unidos. Tampoco lo harán los títulos que Hollywood planea estrenar durante los meses de junio a septiembre. Si nos atenemos estrictamente al calendario (21 de junio a 21 de septiembre), puede que estemos ante uno de los peores veranos cinematográficos de los últimos años y la taquilla probablemente se resienta en comparación con otros años. Sólo la película de J.A. Bayona tiene potencial para llegar al billón de dólares (dudamos que la apuesta de Warner con “The Meg” (10/08), una suerte de “Sharknado” prehistórico con Jason Statham se acerque a esas cifras). Puede que de forma indirecta, estemos volviendo al modelo previo al estreno de “Tiburón” (Jaws), allá por 1975, cuando los meses de verano eran terreno de reposiciones, series B y barbecho.

Calentando motores: Cuando (mucho) más es mejor

Puede que el reparto de “Los Vengadores: Infitiny War” congregue al mayor número de estrellas vistas nunca en una película: Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Chris Evans, Chris Pratt, Chris Hermsworth… No es difícil imaginar lo complicadas que han debido ser las negociaciones entre el estudio, los publicistas y agentes para determinar el orden de los nombres y apellidos. Seguro que con el presupuesto gastado en café Robert Altman podría haber rodado una película sobre los entresijos que construyen al Hollywood moderno. Joe Russo y Anthony Russo sustituyen a Joss Whedon, que después de esgrimir diferencias creativas cambió la casa Marvel por DC Comics. Los hermanos Russo están familiarizados con el universo Marvel y su anterior trabajo, “Capitán América: Civil War” fue un esbozo de lo que desarrolla esta nueva entrega de “Los Vengadores”. Si “Civil War” planteaba el conflicto sobre el papel del súper héroe en nuestra sociedad alineándolos en dos bandos, en “Los Vengadores: Infinity War” intentan resolverlo a base de mamporros y con la ayuda de los guardianes de la galaxia.
El reclamo comercial es obvio. Hollywood entiende que más es mejor y si una cosa funciona por separado, cuando las juntas, deben hacerlo de forma exponencial: pura matemática. La fórmula sin embargo no es infalible y el relativo fiasco comercial y (sobre todo) artístico de “Los Vengadores: La era de Ultron” (Age of Ultron) así lo evidenció. Marvel y Disney se han visto sorprendidos por el descomunal éxito de “Black Panther” y han reaccionado a tiempo, orientando la campaña promocional de “Infinity War” hacia el espíritu de Wakanda. Se desconoce el presupuesto, pero cualquier cosa que esté por debajo de los dos billones de dólares será entendida como una decepción.

Si la galería de dinosaurios y otras especies mutantes de “Jurassic world” no eran suficiente reclamo para generar una secuela, “El reino caído” añade a la ecuación volcanes en erupción y todo tipo de desastres en la mejor tradición del cine catastrofista. Una vez más, más es mejor. J.A. Bayona da el salto definitivo en Hollywood poniéndose al frente de una de las apuestas más ambiciosas del verano. Steven Spielberg como productor ejecutivo continúa explotando la gallina de los huevos de oro apelando a la mitología del título fundacional pero permitiendo que autores jóvenes como Bayona o Colin Trevorrow le insuflen nuevos puntos de vista y ruptura. “Jurassic World” es a día de hoy la cuarta película más taquillera de la historia del cine a nivel mundial. Bayona lo tiene fácil: todo el mundo adora a los dinosaurios, las erupciones volcánicas y a Chris Pratt (no necesariamente en ese orden) y la marca no ha perdido un ápice de su atractivo. Su estreno en Estados Unidos, con vistas a dominar la festividad del 4 de Julio, es el plato fuerte de la temporada de verano. Está por ver como se desenvuelve Bayona con la pantalla verde y si es capaz de darle corazón al monstruo.

Una película protagoniza por Sandra Bullock ya es de por sí un reclamo comercial. Si además le sumas al cartel los nombres de Cate Blanchett, Anne Hathaway, Rihanna o Mandy Kailing el reclamo incrementa exponencialmente su valor. “Oceans 8” es la respuesta en clave femenina a la saga de películas iniciada con “Oceans 11” (remake a su vez del “La cuadrilla de los 11” con Frank Sinatra y Dean Martin entre otros) y protagonizadas por George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon. Gary Ross está detrás de la cámara (al parecer no había ninguna directora disponible para hacerlo) y queda por ver si la apuesta pasa por un simple cambio de género, al estilo de la última película de “Cazafantasmas” (Ghostbusters) o si ofrece algo más. Sea como sea su éxito o fracaso será analizado desde el punto de vista del género, como ha ocurrido cuando se ha hablado del reciente fracaso de la nueva “Tomb Raider” o el éxito de “Wonder Woman” el verano pasado. Hollywood quiere asumir el liderazgo de ese cambio que exigen plataformas feministas como #TimesUp y se apresura a revisar sus modelos de negocio para dar visibilidad a esas demandas. La estrategia en cualquier caso, no debe pasar por un simple cambio de roles y películas como “Black Panther” producida por Disney es el mejor ejemplo de cómo hacerlo.

Hollywood franquiciado: 1,2,3…6… Secuelas

Hubo un tiempo en el que Hollywood miraba con ojos recelosos las secuelas. La opinión generalizada popularizó la idea de: “segundas partes nunca fueron buenas” aunque siembre estaba el cuñado de turno que mencionaba a “El Padrino. Parte 2” (The godfather. Part 2) (yo prefiero apelar a “Pesadilla en Elm Street 3”). Esos tiempos han pasado la historia y hoy día no se entiende el modelo cinematográfico sin ellas. Hollywood apela al termino “universo cinematográfico” para generar un sin fin de secuelas, spin-offs o remakes de sus franquicias más rentables como Marvel o Star Wars. Este verano se estrena “Los Vengadores: Infinity War” en lugar de “Los Vengadores 3”. Se pierde el número y por eso hablamos de “Misión: Imposible: Fallout” (Mission: Impossible: Fallout) (27/07) y no de “Misión: Imposible 6”.

Iniciada por Brian de Palma (donde quiera que esté ahora) hace 22 años las películas de “Misión: Imposible” son un empeño personal de su productor y protagonista, Tom Cruise, reacio a sus 56 años de abandonar la pista de circo. En “Fallout” ha alardeado una vez más de prescindir de doble de acción en las secuencias más locas de la película que vuelve a estar dirigida por Cristopher McQuarrie después de los buenos resultados de “Nación secreta”. Es el único que lo ha hecho. Antes que él Brad Bird, J.J. Abrams, John Woo y De Palma convirtieron la serie en un ejercicio de autoría sobre las bases del género de acción, la acrobacia y la noción de héroe. Si nos atrevemos con un improvisado ranking:

1. Misión: Imposible (1996, Brian de Palma)
2. Misión: Imposible 3 (2006, J.J. Abrams)
3. Misión: Imposible 4: Protocolo fantasma (Ghost protocol) (2011, Brad Bird)
4. Misión: Imposible 5: Nación secreta (Rogue nation) (2015, Cristopher McQuarrie)
5. Misión: Imposible II (2000, John Woo)

Junto a Cruise, completan la cuadrilla Henry Cavill, Simon Peg, Ving Rhames y Alec Baldwin. Las chicas son Angela Basset, Michelle Monagham, Rebecca Ferguson y Vanessa Kirby. No merece la pena incidir en la sinopsis: Cruise volverá, después de muchos problemas, a salvar el mundo.

Si Ethan Hunt salvará el mundo este verano, Han Solo salvará la galaxia. El estreno de “Solo: A Star Wars story” (25/05) en el Festival de Cannes pretende maquillar de alguna forma los rumores que han salido del set de rodaje y que hablan de una producción cuánto menos, turbulenta. Cannes, el festival más mediático y con la crítica más incisiva, quizás no sea el mejor escenario para presentarla al mundo aunque Ron Howard, que vino a salvar los muebles que habían destrozado Chris Miller y Phil Lord, los directores contratados inicialmente, ya sabe lo que es que le abucheen en Cannes (que vio la premier por ejemplo de “El código Da Vinci”). Cuando Disney adquirió Lucasfilms por 4 billones de dólares, Kathleen Kennedy, la persona que puso al frente de la nueva división dejó muy claras las intenciones: iba a haber “Star Wars” para rato. Desde entonces se han estrenado dos nuevos capítulos que continúan el serial original, spin-offs, series de animación, video-juegos y se han anunciado nuevos proyectos para cine y televisión. “Solo: A Star Wars story” podrá funcionar bien o regular (nunca será un fracaso), pero salvo a estadistas y a Box Office Mojo, no importará a nadie, ni tan siquiera a Disney. El objetivo es mantener activa la línea de productos.
Alden Ehrenreich se mete en las botas y el chaleco del icónico Han Solo al que dio vida Harrison Ford en cuatro ocasiones. La película ahonda en las aventuras de Solo antes de alistarse con las fuerzas rebeldes y enamorarse de la Princesa Leia. Las comparaciones siempre son odiosas pero en este caso lo serán mucho más.

Considerada por crítica y espectadores como una de las mejores películas de Pixar, “Los increíbles 2” (The Incredibles 2) (15/06) retoma las aventuras de la familia Increíble catorce años después del estreno de la primera entrega. Brad Bird repite como director, primer signo de garantía. Pixar no ha acertado con las secuelas de “Cars” y “Monsters Inc.” y el fracaso de “El viaje de Arlo”  demostró que no era infalible. Que una película tenga el afecto de tantas personas puede ser un arma de doble filo: se le va a exigir mucho a Bird con esta muy esperada secuela. Se estrena sin apenas competencia y será uno de los grandes éxitos del verano. Salvo Illumination Studios, ni las propuestas animadas de BluSky o incluso la defenestrada Dreamworks han conseguido desplazar a Disney de la posición de liderazgo que ocupa desde hace décadas en el mercado.

¿Cuáles son las cinco mejores películas de Pixar?:
1. Del Revés (Inside out, 2015. Pete Docter)
2. Wall-E (2008. Andrew Stanton)
3. Toy Story 2: Los juguetes vuelven a la carga (1999. John Lassetter)
4. Up! (2009. Pete Docter)
5. Ratatouille (2007. Brad Bird)

Pixar también sabe meter la pata. ¿Cuáles son las peores cosas que ha perpetrado?
1. Toy Story 3 (2010. Lee Unkrich)
2. Coco (2017. Lee Unkrich)
3. El viaje de Arlo (2015. Peter Sohn)
4. Brave (2012. Mark Andrews, Brenda Chapman)
5. Monsters: University (2013. Dan Scanlon)

Otras secuelas más o menos esperadas son “Deadpool 2” (18/05) que incide ya desde sus primeros avances en el humor políticamente incorrecto que le llevó a ser una de las sorpresas de la taquilla hace dos años. Ryan Reynolds vuelve a ponerse las mallas pero cambia el ocupante de la silla de director: David Leitch lo hace ahora. “Ant-Man y la Avispa” (Ant-Man and The Wasp) (06/07) continúa las andanzas del héroe más diminuto de Marvel con los rasgos de Paul Rudd. Aunque la primera entrega no recaudó las cifras a las que está acostumbra la productora, tuvo la suficientemente buena acogida como para generar una secuela que se (retro) alimenta a su vez del eco de “Los Vengadores: Infitiny War”, donde Ant-Man también tiene (su minúscula) presencia. Lo más interesante de esta secuela es ver el retorno de Michelle Pfeiffer al cine de súper héroes. “Mamma Mia! Una y otra vez” (Here we go again” (20/07) secuela/ precuela del arrollador éxito de la adaptación del musical de Abba que protagonizó Meryl Streep hace diez años (¡!) prescinde de ésta por causas naturales pero se guarda un explosivo as en la manga: Cher. “Hotel Transylvania 3” (Summer vacation) (13/07), “The equalizer 2” (20/07) con Denzel Washington, “La primera purga: La noche de las bestias” (The first purge) (04/07) precuela del primer capítulo de una de las series de terror más provocativas e interesantes de los últimos años (“Election Year“, la anterior entrega, era uno de los mejores films de 2016 y preconizó todo lo que estamos viendo de la era Trump), “Johnny English 3” (21/09) de nuevo con Rowan Atkinson y los remakes de “Papillon” (24/08) con Charlie Hunnan y Rami Malek emulando a Steve McQueen y Dustin Hoffman (hay que estar locos) y “The Predator” (14/09), dirigido por nada más y nada menos que Shane Black completan el cuadro de secuelas y universos extendidos que salpicarán el calendario veraniego.

Temporada de autor: Laia Costa contra las masas

Carla Simón estrena “Verano 1993” en salas americanas unas semanas antes de que empiece el verano. Lo hace el mismo fin de semana en el que Han Solo vuelve a las salas de cine. Hollywood es así. La diminuta película de Simón no consiguió entrar en la terna de los finalistas al Oscar de Mejor Película extranjera, pero hizo el suficiente ruido como para conseguir ser estrenada comercialmente (lo hará seguramente en dos o tres pantallas, pero algo es algo). Como ella, un puñado de autores como David Robert Mitchell, Gus Vant Sant, Lenny Abrahamson, Jason Reitman o Spike Lee aprovecharán la canícula y las sesiones que dejen libres Jason Statham y Dwayne “The Rock” Johnson para estrenar un puñado de títulos, alternativa a los blockbusters de verano.

Under the silver lake” (22/06) de David Robert Mitchell es sin duda uno de los más esperados. Confirmada su presencia en la Sección Oficial a concurso del Festival de Cannes, Andrew Garfield es el protagonista de un thriller con tintes surrealistas en el que se enfrenta a la misteriosa desaparición de su novia. El debut como director de Mitchell, “It Follows…” hizo el ruido suficiente como para poner patas arriba el género del terror a base de sintetizadores. No se trataba de una revisión nostálgica como la perpetrada por ejemplo por Adam Wingward, sino de llevar el género más allá. Parece que con “Under the silver lake” lo ha conseguido y todo Cannes lo espera como el nuevo prodigio del cine americano.

También se verá en Cannes “BlacKkKlansman” (10/08) la nueva película de Spike Lee que compite por primera vez por la Palma de Oro. Protagonizada por Adam Driver y Topher Grace es el relato biográfico de Ron Stallworth, un policía afro-americano infiltrado durante años en un grupo del Ku Klux Kan hasta que terminó siendo el jefe del clan. Han pasado muchos años desde que Lee fuera etiquetado como el nuevo mesías del cine americano con “Haz lo que debas” (Do the right thing) y “Fiebre salvaje” (Jungle fever) hasta que el fracaso de “Malcolm X” lo arrojó al olvido.

Todavía resuena el eco de los abucheos que recibió “The sea of tres” cuando fue presentada en Cannes hace cuatro años y quizás por eso, “Don’t worry, he won’t get far on foot” (13/07) no se verá en la próxima edición del festival. Después de encadenar una serie de fracasos estrepitosos, Gus Van Sant estrena una comedia con Joaquin Phoenix, Rooney Mara, Jonah Hill y Jack Black y de argumento algo extravagante: la curación a través del arte y la irreverencia.

Con su debut como director, “La habitación” (The room) Lenny Abrahamson fue nominado al Oscar y la película le dio la estatuilla a Brie Larson, convirtiéndola de paso en una estrella. Ahora presenta “The Little stranger” (31/08), un drama de terror protagonizado por Domhnall Glesson, Ruth Wilson, Will Poulter y Charlotte Rampling. Como la de Abrahamson, son muy esperadas las nuevas películas de John Cameron Mitchel (“How to talk with girls at parties” (25/05), Dan Fogelman (“Life itself” (21/09) y Debra Granik que presenta “Leave no trace” (29/06) ocho años después del enorme éxito de “Winter’s Bone”. Que Granik haya pasado tanto tiempo sin presentar un nuevo trabajo de ficción no dice nada bueno sobre una industria que intenta a marchas forzadas despojarse de la imagen patriarcal que ha cultivado desde décadas.

Con las miras en la próxima edición de los Oscars se verán “Tully” (05/05) con Charlize Theron que repite con el tándem Jason ReitmanDiablo Cody, “The seagull” (11/05) nueva adaptación de la obra de Anton Chejov liderada por Anette Benning y Saoirse Ronan, “Loving Pablo” (15/06) con Penélope Cruz y Javier Bardem, “La buena esposa” (The wife) (03/08) que le puede dar la séptima nominación como Mejor Actriz a Glenn Close, “On Chesil beach” (18/05) uno de los tres títulos con los Saoirse Ronan intentará conseguir su cuarta nominación al Oscar, “Colette” (21/09) con Keira Knightley vestida de nuevo con trajes de época, “The miseducation of Cameron Post” (03/08) de Desiree Akhavan que hará valer su triunfo en el último Festival de Sundance, “Whitney” (06/07) documental sobre Whitney Houston que se verá en el Festival de Cannes o “Sorry to bother you” (06/07) la apuesta más interesante de A24 dirigida por Boots Riley y protagonizada por Tessa Thompson, Lakeith Stanfield y Armie Hammer.

Cómo construir un sleeper

Por mucho que analistas y estudios de marketing intenten determinar la fórmula de un éxito estamos acostumbrados a ver como películas que lo tenían todo para serlo fracasaban de forma estrepitosa. Por otro lado, cada temporada surge algún título que nadie había tenido en cuenta y que termina siendo un éxito arrollador. Es famosa la anécdota de la revista Premier, que en su repaso a los títulos a tener en cuenta durante el verano de 1999 listó como un centenar y no incluyó “El sexto sentido” (The sixth sense), a la postre, el mayor éxito comercial de ese año. En el repaso a lo más relevante que se verá este verano apostamos por una serie de títulos que ya sea por su tratamiento de género o por sus atrevidas decisiones de casting, pueden dar la campanada: “Hereditary” (08/06) de Ari Aster dejó con la boca abierta a todos los que llenaron las sesiones durante su presentación en Sundance. La crítica la definió como “El exorcista de esta generación”, signifique lo que signifique. Toni Collete, que ya protagonizaba “El sexto sentido” vuelve al cine de terror con una historia de apariciones y personalidades múltiples que, si tiene un estreno en condiciones, puede dar mucho que hablar. Debido a sus exiguos presupuestos, el cine de terror es terreno abonado al sleeper. James Wan es un experto en ello y está detrás como productor de “The nun” (07/09) historieta de sustos y culpa católica que pude poner de moda los hábitos para el próximo Halloween. “The house with a clock in its walls” (21/09) parte de un serial de libros para adolescentes con los que Eli Roth, su director, dulcifica su regusto por el gore. Jack Black y Cate Blanchett son sus protagonistas.

La comedia es el otro gran pilar del sleeper y Melissa McCarthy sabe bien lo que es ponerlo todo patas arriba. Este verano estrena “Life of the party” (11/05) en la que explota la fórmula “adulto vuelve al instituto”. “Book club” (18/05) con Diane Keaton, Jane Fonda y Candice Bergen, “The hustle” (29/06) con Anne Hathaway y Rebel Wilson, Crazy rich assians” (17/08) con la que Hollywood quiere seguir conquistando el mercado asiático y “Uncle Drew” (29/06), vehículo de lucimiento para Tiffany Haddish convertida en una super estrella después del enorme éxito (por sorpresa) el verano pasado de “Plan de chicas” (Girls trip) completan el cuadro de títulos que pueden sorprender en una taquilla en coma que necesita un boca a boca desesperadamente.

Habrá más títulos de los que se hablará para bien o para mal (“Sicario 2: Day of the soldado“, “Disney’s Cristopher Robin“), que harán mucho dinero (“Skyscrapper“) o perderán mucho dinero (“Alpha” con Kodi Smith). Sea como sea, hay al menos un título que nadie debería perderse, la nueva película de The Muppets, “The happytime murders” (17/08). Y es que, el verano es más verano en compañía de unos buenos muñecos de felpa.

Author Description

Francisco Martínez

No comments yet.

Join the Conversation