OSCARS’90: MEJOR ACTRIZ: A FAVOR/ EN CONTRA

En uno de los momentos más relevantes de “Los archivos del Pentágono” (The Post), Kay Graham, la directora del Washington Post al que interpreta Meryl Streep debe tomar una decisión que puede afectar para siempre el rumbo de su periódico y de su propia vida. Antes de hacerlo le consulta a un importante miembro de su junta y ante su respuesta, ésta le responde: “Te estoy pidiendo tu opinión, no tu permiso“. En ese momento la película deja de ser solo un relato de intriga para trascender en un retrato feminista que pone de relieve el papel de la mujer en un escenario tan hostil como la dirección de empresas. Streep dota a su personaje de la fragilidad primero y la determinación después que le posibilita tomar el control de su vida familiar y sus quehaceres profesionales, algo que todavía muchas mujeres hoy día no pueden hacer.

Las cinco actrices nominadas en esta 90 edición de los premios Oscar conforman a este respecto, un complejo caleidoscopio en femenino que ahonda en algunos de los elementos claves que están cuestionando determinados pilares nuestra sociedad patriarcal. La aproximación a una figura cuestionada y controvertida como la patinadora olímpica Tonya Harding, las motivaciones de una madre para esclarecer el asesinato de su hija y lidiar con su culpabilidad, las relaciones madre-hija cuando quieres romper los modelos que te atan por ADN o la relación transpecie entre una mujer muda y un espécimen mitad humano mitad animal acuático son los roles que ha reconocido a la Academia, interpretados por actrices que lo dan absolutamente todo en pantalla: (respectivamente) Margot Robbie, Frances McDormand, Saoirse Ronan y Sally Hawkins.

Empieza a ser un tópico hablar de la robustez de una categoría como la de Mejor Actriz frente a la algo más descafeinada, de Mejor Actor. No es por culpa de los nominados, si no de los que no lo están. En el caso de las actrices, han quedado fuera Anette Bening, Jessica Chastain, Judi Dench, Kate Winslet, Emma Stone, Vicky Krieps o Cynthia Nixon.

Las nominadas son:

SALLY HAWKINS por “La forma del agua” (The shape of water)

A FAVOR:Es la protagonista absoluta del título más reconocido por académicos de toda condición. Su interpretación que roza el minimalismo, dota de corazón, pulmones y orgasmos a una película que no trascendería de la manera que lo hace sin una actriz tan dotada. Hawkins esquiva los clichés que sobre el papel quieren definir a su personaje para insuflarle atrevimiento y sentimiento. Lo consigue sin decir una palabra pero calando hondo con cada uno de sus gestos: la mirada triunfal cuando le deletrea “F-u-c-k-Y-o-u” a su superior o cuando, tumbada en el sofá donde ha pasado cada noche de su vida, decide quitarse la bata que la cubre y (spoiler) hacérselo con una nueva especie animal, mitad humano/ mitad anfibio (y al parecer todo un Dios en la cama). Toda una declaración de principios para una mujer que se antoja vulnerable y marginada de cara a la sociedad pero que tiene bien tomadas las riendas de su vida.

EN CONTRA: A pesar sumar ya una nominación como secundaria en “Blue Jasmine” de Woody Allen, Hawkins es una desconocida para la gran mayoría de académicos que la ha ignorado sistemáticamente hasta ahora. Aunque en los últimos años parecen haber desaparecido los prejuicios que arrinconaban al cine de género a la pedrea técnica, la verdad es que ni Sandra Bullcok tuvo opciones de ganar el Oscar por “Gravity” y Charlize Theron ni siquiera fue nominada por “Mad Max: Furia en la carretera“. Justo cuando piensas que estamos viendo una versión submarina de “Amelie”, va  Guillermo del Toro y nos coloca como espectadores en la controvertida situación de asumir la zoofilia (o algo parecido). Más de un académico de removerá en la apolillada butaca de su salón.

FRANCES McDORMAND por “Tres anuncios a las afueras” (Three billboards outisde Ebbing, Missouri)

A FAVOR: Sobre el papel es el rol  más complejo y también contradictorio lo que permite a Frances McDormand ahondar en el conflicto de su personaje, una madre hastiada por la pasividad policial a la hora de resolver el asesinato de su hija. Incapaz de superar el duelo, en el fondo subyace un sentimiento de culpa contra el que no se atreve (o no quiere) lidiar. McDormand asume la coraza de su personaje pero también su vulnerabilidad lo que se traduce en una interpretación a corazón abierto que lo dota de una profundidad que trasciende del propio guión de Martin McDonagh, demasiado preocupado a veces en ser más brillante e inteligente que sus personajes. Ha ganado donde tenía que ganar para llevar con ventaja la etiqueta de favorita y en un año tan relevante para la mujer en la industria, Frances McDormand es un ejemplo brillante de trayectoria, compromiso y relevancia lo que le da un (extraordinario) valor añadido al que puede ser su segundo Oscar.

EN CONTRA: Que la película de Martin McDonagh pierda su momentum de aquí al 4 de marzo y quede relegada de la carrera en favor por ejemplo de “La forma del agua“. Las aristas de la trama pueden incomodar a los académicos más conservadores pero también a aquellos que vislumbren las trampas de una historia que a veces se cree más inteligente de lo que es. El quinteto de actrices nominadas es tan sólido que no sorprendería la victoria de cualquiera de las otras nominadas

MARGOT ROBBIE por “Yo, Tonya” (I, Tonya)

A FAVOR: Margot Robbie ha levantado el proyecto con sus manos y su dinero consciente de que era la única forma de llamar la atención en una industria que la había cosificado a chica de. Ya puesta en faena se ha confeccionado un traje a la medida de su necesidad de reconocimiento: cambio radical que borra con maquillaje, peluquería y kilos de látex a la efervescente Harley Quinn. Este tipo de lavados de imagen no siempre sale bien y Robbie no ha conseguido la nominación gratuitamente: Tonya Harding no es necesariamente el personaje más querido del mundo y “Yo, Tonya” no es una hagiografía al uso pero el trabajo de Robbie consigue escapar al estereotipo y dar una dimensión dramática desconocida. A la Academia le fascina este tipo de transformaciones y la de Robbie es ya un icono.

EN CONTRA: En efecto, Tonya Harding quizás no sea el mejor vehículo para ganarse el cariño de los académicos pero LaVona Golden es todavía peor y eso no le impide ser una de las favoritas para ganar el Oscar como actriz de reparto. Ciertos prejuicios con su pasado como mujer florero pueden hacerle perder el voto del resto de gremios (porque el apoyo de sus compañeros lo tiene). Que la película finalmente no se haya colado entre las diez mejores del año es indicador de varias cosas, la primordial: que en líneas generales, no ha gustado. Harding, a pesar de pasearse de la mano de Margot Robbie por los principales saraos de la temporada, sigue siendo un personaje controvertido para la opinión pública y puede que alguien pudiera interpretar la victoria de Robbie como una victoria de Harding y eso si que no: la mala de la película sigue siendo ella.

SAOIRSE RONAN por “Lady Bird

A FAVORSaoirse Ronan suma su tercera nominación y lo hace con 23 años y toda una carrera por delante. A su edad, Meryl Streep todavía no había sido nominada ni una sola vez. Ronan se ha disputado voto a voto con Frances McDormand cada premio de la temporada llegando a este punto de la carrera en una suerte de empate técnico. McDormand tiene ventaja al haber ganado el SAG pero habrá que esperar hasta los BAFTA para hablar con propiedad de ella como favorita. Espectadores, críticos y académicos (que le han dado 5 importantísimas nominaciones) adoran a “Lady Bird” y Saoirse Ronan es Lady Bird. Su furia, su inseguridad, anhelos, frustraciones conforman un retrato generacional que Ronan interpreta con una naturalidad que la distancia de los roles de época que le brindaron sus primeros éxitos (“Expiación: Más allá del amor” (Atonement) o “Brooklyn“) y evidencian su talento.

EN CONTRA: Que al académico medio le asuste su discurso feminista y termine votando a Meryl Streep. Su interpretación puede ser mal interpretada como la menos compleja, por tratarse del retrato de una adolescente que entre otros problemas, no tiene dinero para poder comprarse el Cosmopolitan. En un año en el que las cinco actrices nominadas tienen un nivel tan alto, algo en muchas ocasiones ajeno a la propia actuación puede decantar al votante por apuestas más dramáticas (McDormand), arriesgadas (Hawkins), vistosas (Robbie) o simplemente, votar de nuevo a Streep. No queremos pensar que sea cosa de la juventud (Jennifer Lawrence ganó su Oscar justo con 23 años, la edad de Saoirse).

MERYL STREEP por “Los archivos del Pentágono

A FAVOR: Streep continúa escribiendo su propia leyenda sumando la nominación número 21 de su carrera, la cuarta después de ganar su tercer Oscar. En esta ocasión es nominada por interpretar a Kay Grahan, figura clave en el periodismo de la década de los setenta y ochenta al estar al frente de la cabecera Washington Post. Su interpretación está tan alejada del rol que el espectador estaba esperando ver que termina robando toda la película a su pareja (aunque ésta sea el mismísimo Tom Hanks). Su vulnerabilidad primero, en un entorno reservado sólo a los hombres y su determinación después, para plantar cara a aquellos que la cuestionan por ser mujer brinda a Streep un papel muy alejado de esos personajes fuertes a los que nos tiene acostumbrados. En un año en el que ha sido tan relevante la voz de la mujer en todos los ámbitos sociales y profesionales, Streep, parte además muy activa de esos movimientos, posee la narrativa perfecta para ganar.

EN CONTRA: Su propia leyenda. Podríamos repetir palabra por palabra los contras que escribimos hace un año cuando fue nominada por “Florence Foster Jenkins“. Es cierto que “Los archivos del Pentágono” es una película más ambiciosa y compleja y que el trabajo de Streep es muy superior al de aquella, pero si no gana el Oscar no es por la calidad de su interpretación si no por factores completamente ajenos a ella: su activismo político le puede pasar factura (para peor) y la sensación de que no necesita, para nada, un cuarto Oscar inclinará el voto a favor de cualquier otra de sus compañeras nominadas. Antes de darle una cuarta estatuilla, ganaría Jessica Chastain (incluso sin estar nominada).

Apuesta de AYFE: Frances McDormand porTres anuncios a las afueras

Author Description

Francisco Martínez

No comments yet.

Join the Conversation