OSCARS | 17 MEJOR PELÍCULA: RAZONES PARA GANAR

Más de sesenta títulos compiten por alguno de los 24 Oscars que se entregarán durante la madrugada del 26 al 27 de marzo entre largometrajes de ficción, documentales y cortometrajes. A Jackie Chan ya le dieron el suyo (honorífico), pero fuera de las cámaras que retransmitirán la ceremonia de entrega de premios a todo el mundo. Unas horas más tarde el mundo se mostrará preocupado por cientos de nuevas noticias, pero durante tres horas contendrá el aliento (pero no las manos, que te teclearán millones de tweets y comentarios en las distintas redes sociales, blogs especializados y prensa especializada o no). El martes, nadie se acordará de que “La La Land (La ciudad de las estrellas)” ganó nueve, diez, doce Oscars. Luca Guadagnino ha causado sensación en Sundance con “Call me by your name” y ya suena para los próximos Oscars. Será la edición número noventa.

Antes toca cerrar lo que ha dado de sí la 89 edición de los premios de la Academia de Hollywood. Los galardones más importantes de la industria cinematográfica, nacionalidades al margen, por mucho empeño que ponga Cannes en lo contrario, que este año han reconocido a nueve largometrajes como los mejores de un año que ha dado mucho más de sí pero que la Academia acota a los estándares y gustos de un puñado de miembros (unos 7000 con derecho a voto) donde intervienen intereses de todo tipo y por raro que parezca, un punto de sana anarquía en sus decisiones.

Los nuevo trabajos que han sido nominados al Oscar a la Mejor Película del año, presentan en general un nivel aceptable (este año al menos no hay títulos decididamente mediocres como sí los hubo en ediciones recientes; pienso ahora enLa teoría del todo por ejemplo) y son claros exponentes del heterodoxo gusto del nuevo y el viejo académico. Así, conviven en la misma categoría trabajos como “Comancheria” y “Moonlight“, interpretaciones tan radicalmente opuestas como la de Meryl Streep en “Florence Foster Jenkins” y la de Isabelle Huppert, hacha en mano, en “Elle“, guiones a contracorriente como el de “The Lobster” y otros tan de manual como “Figuras ocultas“. Es ese contraste el que mantiene a flote una institución predispuesta a su desaparición por causas naturales. Que a sus 89 años reconozca con 8 nominaciones a dos películas tan alejadas de sus estándares como “Moonlight” y “La llegada” es el mejor síntoma de salud.

Las nominadas a Mejor Película son:

LA LLEGADA (Arrival) | Denis Villeneuve

DEBERIA GANAR PORQUE… Denis Villenevue renueva el cine de ciencia ficción con una serie de supuestos filosóficos y emocionales cuyo impacto supera al de cualquier grúa de demolición tipo Roland Emmerich. Porque aborda los miedos de una sociedad incapaz de establecer contacto, no ya con especies alienígenes si no con las personas que tienes al lado.Pocas películas este año han conseguido derribar esos muros imaginarios y propugnar un trasfondo colaborativo tan estimulante. Amy Adams está sensacional. La suya es una de las grandes actuaciones del año y será recordada como uno de los grandes olvidos en la historia de unos premios que no han tenido las miras necesarias como reconocer los matices y los desafíos que asume su personaje.

FENCES | Denzel Washington

DEBERIA GANAR PORQUE… Su discurso sigue tan vigente hoy día como hace tres décadas cuando August Wilson estrenó la obra. Porque su aparente falta de riesgo (en su puesta en escena y en la adaptación de las tablas al cine) no deviene de la desidia o la ausencia de imaginación, si no del profundo respeto que Denzel Washington y la comunidad afroamericana en general profesa por la obra de Wilson. Su (deliberada) impronta teatral le confiere cierta solemnidad a la pelicula que eleva su mensaje último (por la integración y la consecución de tus sueños). Las interpretaciones de Washington y Viola Davis son oro puro y conforman el principal aval de una película que sin esa furia impostada, sin los mocos e Davis y los escupitajos de Washington cuando grita, sería mucho mas convencional y aburrida. Sin quererlo, Washington ha rodado una obra condenada a acumular caspa y culto.

HASTA EL ÚLTIMO HOMBRE (Hacksaw Ridge) | Mel Gibson

DEBERÍA GANAR PORQUE… Diez años después de estrenar un obús cinematográfico de las dimensiones de “Apocalypto” y veintiún años después de alzarse con el Oscar a la Mejor Película y el Mejor Director con esa cumbre del cine hetero para blancos (y cuñados) que fue “Braveheart“, Mel Gibson ha vuelto a demostrar que es un narrador único en una industria poco dada a tolerar personalidades tan controvertidas. Hollywood se ha reconciliado con uno de sus chicos (ahora abuelo) terribles y aunque su estilo puede devenir desfasado en según que foros, hay momentos en “Hasta el último hombre” que son un auténtico logro de planifiación y puesta en escena. Gibson ha rodado un clásico instantáneo del cine bélico genera consenso tanto entre conservadores como progresistas (y ya es decir).

COMANCHERIA (Hell or High Water) | David Mckenzie

DEBERÍA GANAR PORQUE… a pesar de sus modestas dimensiones se ha convertido en un auténtico fenómeno entre el cuñadismo y espectadores desprejuiciados. Pocos podían apostar en su estreno, el verano pasado, que una película como “Comancheria” podría llegar a estar nominada al Oscar a la Mejor Película, no por su falta de calidad si no por su tamaño y dimensionamiento dentro de la industria. La Academia ha rescatado a un trabajo que supone una desencantada radiografía de esa América profunda que hizo a Donald Trump presidente de los Estados Unidos. Davi McKenzie no resulta cruel en su retrato, pero su condescencia no resulta molesta porque el espectador es capaz de comprender las motivaciones de sus protagonistas (entre otras cosas porque no paran de justificar cada una de sus acciones).

FIGURAS OCULTAS (Hidden figures) | Theodore Melfi

DEBERÍA GANAR PORQUE… consigue transmitir un mensaje integrador y hasta feminista en una película de gran consumo. Porque a veces, también es justo reconocer productos tan formulaicos como “Figuras ocultas” si estos estan hechos con oficio (y su éxito en taquilla evidencia que la fórmula ha funcionado: es la película más taquillera de las nueva nominadas al Oscar a la Mejor Película). La Academia tiene la obligación de reconocer a películas independientes como “Comancheria” o “Moonlight” pero también de dignificar al cine comercial de calidad. En otras ocasiones ha cometido el error de dejarse impresionar por un cine académico (en el mal sentido de la palabra) y convencional dejando fuera a grandes éxitos de taquilla, apartados por pertencer a lo que la Academia entiende como géneros menores (fantasía, ciencia ficción, acción). “Figuras ocultas” es una pelicula realmente mediocre (en sus soluciones técnicas y narrativas), pero es uno de los títulos relevantes del año y no necesita justificar su nominación.

LA LA LAND (LA CIUDAD DE LAS ESTRELLAS) | Damien Chazelle

DEBERÍA GANAR PORQUE… ha llevado a las salas a una serie de espectadores que había dejado de hacerlo, recuperando para la gran pantalla el relato romántico sin asumir ninguno de los prejuicios que sus detractores le echan en cara. Porque es una de esas películas que te hacen salir de la sala tarareando, incapaz de dejar de pensar en ella. Pocas películas son capaces de dejar huella en un espectador acostumbrado a estas alturas a todo tipo de experiencias más o menos extremas. Lo diferencia que marca “La La Land” es que apela a sentimientos muy básicos (necesidad de afecto, la importancia de mantenerse fiel a tus principios, mantener intacta la capacidad de soñar en cualquier contexto o momento) fácilmente reconocibles por el espectador de todas las edades (y culturas), de ahí su enorme éxito. Damien Chazelle ha dirigido una película atemporal que en ningún momento quiere sentar cátedra sobre su género o temática. Su reconocimiento en la práctica totalidad de ramas que premia la Academia da buena fe de los logros técnicos y artísticos de una película destinada a marcar una muesca importante en la historia de los Oscars.

LION | Garth Davis

DEBERÍA GANAR PORQUE… en unos tiempos en los que se vuelve a discutir sobre la necesidad de las fronteras y la necesidad de levantar muros entre los distintos paises, “Lion” rompe todo tipo de barreras, físicas e imaginarias con un discurso a favor de la diversidad y la responsabilidad del llamado ‘primer mundo’ con las personas y paises más desfavorecidos. Porque es un relato honesto que escapa deliberadamente de la postal de la pobreza que otras películas ofrecen (y en mayor o menor medida, todas las cuentas de Instagram). El trabajo del debutante Garth Davis destaca por su puesta en escena y el trabajo con unos actores de los que saca algunas de las interpretaciones más valiosas del año.

MANCHESTER FRENTE AL MAR (Manchester by the sea) | Kenneth Lonnergan

DEBERÍA GANAR PORQUE… es, con diferencia, la mejor película del año. El guión de Kenneth Lonnergan supone todo un reto por como equilibra el duelo con retazos de un costumbrismo que lo integra y dimensiona emocionalmente. Por su valentía asumiendo que hay determinadas cosas con las que no se puede pasar página, ni subiendo la música y escribiendo la palabra ‘Fin’ en pantalla. Por su tratamiento de personajes y el trabajo de todos y cada uno de los actores, con mención especial para el trío de nomindos, Cassey Affleck, Michelle Williams y Lucas Hedges. Sus personajes parten del mismo punto (la necesidad de superar la ausencia de seres queridos) pero cada uno sigue su propio camino. Ninguno de esos caminos es mejor o peor, son en definitiva el único que han podido elegir.

MOONLIGHT | Barry Jenkins

DEBERÍA GANAR PORQUE… nunca antes la Academia había tenido en cuenta, al menos en su categoría principal, un trabajo tan complejo (en sus formas y su narrativa). La nominación de “Moonlight” es todo un hito, al margen de la cuota afroaericana, porque supone el reconocimiento a un tipo de cine de autor hasta ahora marginado. Porque asume su diversidad sin efectismos y aboga por el reconocimiento como epítome sentimental sobre la necesidad de reconocerte a tí mismo en tu compleja contradicción.

Apuesta de AYFE: “La La Land (La ciudad de las estrellas)” de Damien Chazelle.

Author Description

Francisco Martínez

No comments yet.

Join the Conversation