MÚSICA EN TIEMPOS DE INCERTIDUMBRE: NOMINACIONES A LOS OSCARS 2017

Todas las temporadas de premios, cada vez más intensas y en muchas ocasiones agotadoras, tienen un único objetivo: ganar el Oscar. No hay más. Los premios de la crítica cinematográfica, los gremios y las listas con lo mejor y más deleznable del año; todos son precursores de una carrera cuya meta es hacerse con la estatuilla que entrega anualmente la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood. Hollywood, cuna de una industria en la que se confunde el talento artístico con el talento financiero, otorga el premio cinematográfico más importante del mundo. También el más prestigioso (olvídate ya de éste o aquel festival de cine de autor en el que estás pensando) y con mayor impacto en la explotación comercial de una película.

Los precursores apuntaban fundamentalmente a tres títulos: “La La Land (La ciudad de las estrellas)” de Damien Chazelle, “Moonlight” de Barry Jenkins y “Manchester frente al mar” (Manchester by the sea) de Kenneth Lonnergan. Los tres tienen presencia en las nominaciones anunciadas el pasado 24 de enero. Lidera el musical dirigido por Damien Chazelle con 14 candidaturas en 13 categorías. En 89 años de historia, sólo otros dos títulos han conseguido ese número: “Titanic” (1997) de James Cameron y “Eva al desnudo” (All about Eve, 1950) de Joseph L. Mankiewicz. No hay que rasgase las vestiduras por muy tentador que sea comparar a Chazelle, Cameron y Mankiewicz. Los Oscars, como cualquier otra competición de talentos es profundamente subjetiva y no siempre tiene porqué ganar el mejor. “La La Land (La ciudad de las estrellas)” recupera la tradición del cine musical como espectáculo de evasión algo que el espectador que se desayuna con los titulares de la CNN va a agradecer de forma muy generosa (su taquilla y su presencia en redes sociales la definen como evento). Lo hace además sin la pompa y la artificiosidad de los últimos intentos por resucitar el género, narrando una sencilla historia de amor en una ciudad como Los Ángeles, escenario presto al ensoñamiento pero también a un brusco despertar. Tiene posibilidades reales de hacerse con hasta nueve o diez estatuillas de las catorce a las que opta: mejor película, director, actriz (Emma Stone), montaje, dirección artística, fotografía, música, canción original y sonido.

La alternativa al optimismo contagioso y colorista de “La La Land (La ciudad de las estrellas)” es “Moonlight” un drama de corte intimista estructurado sobre las tres etapas, infancia, adolescencia y madurez, a las que sobrevive su protagonista, un afroamericano homosexual en un contexto familiar y social marcado por las drogas y la violencia callejera. Una película rodada con cuatro dólares en los márgenes de la industria que adapta un texto teatral que nunca se llegó a representar y escenifica mejor que ningún otro de los títulos nominados el cambio de tendencia entre el gusto de los académicos. Ganó el Globo de Oro a la mejor película dramática del año y ha sido también el título favorito de la crítica estadounidense. Sus mejores opciones pasan por ganar mejor actor secundario (Mahersala Ali) y guión adaptado, pero sus 8 nominaciones al Oscar evidencian que ha gustado mucho.

Manchester frente el mar” es el tercer largometraje del guionista y director Kenneth Lonergan, un melodrama protagonizado por Cassey Affleck que ahonda en los fantasmas y los vínculos afectivos a los que te obliga la familia. Su presencia en la temporada de premios y el apoyo de Amazon Studios la ha posicionado como la tercera gran favorita para ganar el Oscar. Ha conseguido 6 nominaciones y tiene opciones para hacer al menos con el premio al mejor guión original y mejor actor. Affleck ha ganado la mayoría de los premios de la temporada pero las polémicas destapadas en las últimas semanas sobre determinados aspectos personales de su pasado le pueden pasar factura e inclinar la balanza hacia opciones que generen más consenso como por ejemplo, un tercer Oscar para Denzel Washington, nominado por “Fences”. Washington también dirige esta adaptación de la obra teatral más importante de la comunidad afroamericana que ha sido nominada además como mejor película. Viola Davis, como mejor actriz secundaria es la favorita indiscutible de su categoría.

Resulta estimulante que un año después de la polémica generada por la ausencia de personas de color entre los nominados, se haya reconocido este año a títulos como “Moonlight”, “Fences”, “Figuras ocultas” (Hidden figures) de Theodore Melfi, con 3 nominaciones, entre ellas mejor película o “Loving” de Jeff Nichols que le ha dado a su protagonista, Ruth Negga su primera nominación como mejor actriz. Solo once actrices de color han sido nominadas en esa categoía en ocho décadas de historia. Los cuatro títulos conforman una mirada compleja y complementaria sobre la sociedad afroamericana desde la América segregada a nuestros días.

Hasta nueve películas han conseguido ser nominadas en la categoría de mejor película. A las ya mencionadas cabe destacar el drama con tintes de ciencia ficción “La llegada” (Arrival) de Denis Villeneuve con 8 nominaciones aunque ha sido su no nominación a Amy Adams como actriz protagonista lo más comentado. Después de premiar a películas como “Gravity” (2013) o “Mad Max: Furia en la carretera” (Fury road, 2015) la Academia vuelve a considerar un trabajo de género escenificando una etapa esforzadamente aperturista que le permita deshacerse de la caspa que a veces exhibe. El reconocimiento a una película como “Hasta el último hombre” (Hacksaw Ridge) de Mel Gibson también contribuye a ello. Acumula 6 nominaciones, entre ellas la mejor película, director, actor (Andrew Garfield) y montaje. Diez años después de su último trabajo, “Apocalypto” y tras haber sido convenientemente apartado de la industria por su errático comportamiento, Gibson ha vuelto a demostrar que es poseedor de una voz como narrador con una fuerza única dentro de una industria con piloto automático.

Completa la lista de títulos nominados a mejor película, los dramas “Lion” de Garth Davis, con 6 nominaciones y “Comancheria” (Hell or high water) de David McKenzie con 4 candidaturas que la han convertido en una de las pequeñas sorpresas de la temporada. Protegida por la crítica y aupada por una muy buena taquilla, al menos para el tipo de producción que es, la película de McKenzie ahonda en esa América profunda, encallada por la crisis que muy probablemente haya terminado por llevar a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Fuera de los títulos que compiten por el Oscar a la mejor película del año, destacar en el anecdotario la vigésima nominación de Meryl Streep como mejor actriz. Su trabajo en “Florence Foster Jenkins” no es el favorito para ganar pero alimenta su leyenda. Competirá con Isabelle Huppert, nominada por primera vez a sus 63 años por un trabajo tan radical como el que realiza en “Elle” de Paul Verhoven. Probablemente el premio vaya a parar a manos de Natalie Portman, candidata por interpretar a Jackie Kennedy en “Jackie” de Pablo Larrain, uno de esos títulos que se ha quedado en tierra de nadie cuando hace unos meses parecía optar a todo. Destacar también la nominación de Yorgos Lanthimos por el guión de “Langosta” (The lobster), un inesperado éxito en la cartelera veraniega americana que cubre la cuota de cine de autor europeo que suele haber en la categoría. La nominación a la mejor fotografía de “Silencio” (Silence) es el único reconocimiento al último y ambicioso trabajo de Martin Scorsese, descolgado de una carrera por la que no se ha preocupado en exceso ni su director ni su distribuidora. Scorsese que reconoció durante la escasa promoción que ha hecho de su película que ya no ve cine contemporáneo ha sido ‘jubilado’ por la Academia, que tampoco se ha acordado del Clint Eastwood de “Sully”, escenificando sin proponérselo un cambio generacional en una industria que por primera vez en años, parece sentirse orgullosa de realizar las películas que hace.

Todas las nominaciones en Oscars.

Author Description

Francisco Martínez

No comments yet.

Join the Conversation